Mecánica del automóvil
Artículo

Rectificar la culata | ¿Qué es? Y precios

Por Juan Camilo Vélez León

Publicado en

Rectificado de culata · Flexfuel

En este post te explicaremos cómo la tecnología Flexfuel te ayuda a mantener la culata y sus componentes en las condiciones óptimas para conservar las prestaciones originales de tu coche y evitar averías costosas, como lo es un rectificado de culata. Bueno, ¡vamos allá!

CULATA DESMONTADA
CULATA DESMONTADA

Culata: Definición y función

La culata es la pieza que cierra el bloque de motor por la parte de arriba. También es llamada tapa de los cilindros o cierre de la cámara de combustión. Sus principales funciones son:

  • Un cerrado HERMÉTICO de los CILINDROS para formar la CÁMARA DE COMBUSTIÓN
  • Permitir la SALIDA / ENTRADA de AIRE de la Cámara de Combustión (Ingrediente clave junto con el COMBUSTIBLE)

Culata: Elementos y funcionamiento

Para su correcto funcionamiento, la culata requiere un cerrado hermético, el cual se consigue gracias a la JUNTA DE CULATA. Como se cierra herméticamente y hace falta aire para la combustión, la culata admite o recibe ese aire por medio del COLECTOR DE ADMISIÓN. Este aire entra a la cámara de combustión gracias a las VÁLVULAS, que se mueven hacia arriba y abajo, abriendo y cerrando el paso del aire y gases, gracias al ÁRBOL DE LEVAS. Pero la cámara de combustión requiere, a demás del aire, combustible, y un elemento que active esa mezcla para que produzca el movimiento de los pistones. Por eso, la culata tiene también unos HUECOS para piezas clave como INYECTORES de combustible, y las BUJÍAS/CALENTADORES que producen la explosión o combustión de la mezcla. Por último, los gases generados por la combustión, salen por el COLECTOR DE ESCAPE, que es el elemento final dentro del sistema de funcionamiento de la culata.

Por su propia configuración y funcionamiento, muchos de estos elementos están expuestos a la carbonilla generada por los gases de la combustión, pues éstos re-circulan hasta el colector de admisión, y pasan por todo el resto de los elementos descritos anteriormente.

Culata: Averías y síntomas

Los síntomas más comunes de una avería en la culata suelen ser la pérdida de potencia, exceso de humo o humo de color/olor muy llamativo, o un sobre-calentamiento del motor. Cuando la culata se calienta en exceso, se deforma y hace que pierda sus condiciones óptimas, por lo que suele hacerse necesario un rectificado de la misma.

RECTIFICANDO CULATA
RECTIFICANDO CULATA

¿Qué es rectificar la culata?

Rectificar la culata es un proceso que consta de todas las operaciones necesarias para la reparación de una culata que, con condiciones que garanticen su funcionamiento tras el rectificado, se realizan en una rectificadora de culatas o taller de rectificados, mediante maquinaria especial, para mecanizar cada uno de los puntos críticos que posee la culata, de modo que pueda seguir funcionando en condiciones óptimas tras dicho proceso.

Lo primero es desmontar los accesorios y piezas de la culata descritos anteriormente, para someterlos a un proceso de limpieza que desengrasa y elimina los restos de carbonilla de todos ellos.

Una vez desmontada, se realiza una prueba a presión para se verificar la estanqueidad del circuito de refrigeración, y detectar fisuras internas o poros que permitirían fugas de anticongelante o compresión. Si se detecta una fisura, se debe valorar si es reparable, normalmente con soldadura TIG, o por condiciones de presupuesto, es preferible sustituir la culata. Por eso este paso es crítico, y debe realizarse antes de comenzar la reparación como tal.

El proceso de rectificado:

Seguidamente se procede a verificar la planitud y paralelismo de la culata, el estado de los asientos de válvula, las dimensiones y tolerancias de las guías de válvula, y las válvulas.  En caso de encontrarse en unos valores razonables y dentro del rango que indica el fabricante del motor, podemos rectificar la culata para dejarla como nueva.

Los asientos de válvula constan de 3 ángulos y se pueden rectificar mediante una rectificadora de asientos, aunque en caso de excesivo desgaste es preciso sustituirlos. Si las válvulas se encuentran en buenas condiciones dimensionales es posible rectificarlas mediante la rectificadora de válvulas, dejando la parte del asiento limpia de desgaste y con un acabado perfecto.

Las dimensiones y valores de compresión de los muelles de válvula también se verifican para determinar si es preciso sustituirlos o pueden seguir funcionando, y en el caso de culatas equipadas con árbol de levas en cabeza (OHC, DOHC), se procede a verificar el diámetro de los alojamientos del árbol, paralelismo y alineación, y en caso de encontrarse fuera de las tolerancias indicadas por el fabricante, se procede al mecanizado y alineado de los apoyos del árbol de levas en la culata.

Una vez realizados los procesos de mecanizado y control, se eliminan los restos de viruta y partículas de metal con una limpieza final, dejando todas las piezas a punto para el montaje, y a continuación, se instalan todos los elementos rectificados o nuevos en la culata, verificando el correcto montaje, estanqueidad de válvulas, y valores de reglaje de válvulas que, en función del sistema, requerirá la sustitución de pastillas, taqués o ajuste mediante tornillo.

Ahora tenemos una culata rectificada y lista para instalarse de nuevo.

¿Cuánto cuesta rectificar la culata?

El precio por rectificar la culata varía según la cantidad de elementos a reparar o sustituir, los procesos y dificultad que comprenda la culata en sí, la marca y el modelo del coche, y un extenso etcétera. Sin embargo, los precios oscilan entre los 800€ y los 1.500€ aproximadamente, incluyendo mano de obra, elementos a sustituir o reparar, procesos de rectificado, e IVA.

¿Cómo evitamos tener que rectificar la culata?

Mantener todos los sistemas del motor limpios, realizando una descarbonización junto con el mantenimiento anual de su vehículo, es fundamental para prevenir averías en todos los sistemas del vehículo, incluyendo la culata y todos sus elementos.

En conclusión

La mejor manera de ahorrar dinero, prevenir averías, y tener un motor completamente funcional, evitando el desgaste excesivo de sus piezas y la pérdida de potencia, es realizar un mantenimiento con la tecnología Flexfuel.