Mecánica del automóvil
Artículo

OLOR A EMBRAGUE QUEMADO

Por negociov

Publicado en

razones por las que un embrague huele a quemado

Percibir un olor a embrague quemado es más común en quienes conducen automóviles manuales de lo que piensas. Ya sea por un uso excesivo o por errores que cometemos al presionarlo, este olor a quemado se produce en el embrague. Esto no necesariamente significa que el embrague esté quemado o que tengamos alguna avería. Pero sí deberíamos estar atentos porque podría convertirse en un fallo importante y el embrague podría romperse. 

Causas del olor a embrague quemado

Existen diversas razones por las cuales un embrague puede oler a quemado. Pero las tres más comunes son estas:  

Abusar del embrague

La primera es el mal uso que damos el embrague. Es posible que forcemos el arranque del coche en una cuesta demasiado empinada. El abuso del pedal sucede porque intentamos colocarnos en marcha, cuando el coche tiene demasiado peso. Esto también sucede cuando estamos atascado e intentamos arrancar presionando el embrague de manera repetitiva.  

El olor a embrague quemado produce un sobrecalentamiento en los ferodos del disco, por no haber dado la refrigeración adecuada entre cada parada o por forzar el embrague. Si esta es la causa, el olor a embrague quemado desaparecerá con el recorrido de los kilómetros. Eso sí, cuando esto sucede de manera repetitiva, puede causar averías en el embrague a la larga. Y tú mejor opción será ir a un taller. 

Embrague desgastado

Otras de las causas más comunes es que el embrague se ha desgastado. El olor a quemado se produce porque el embrague patina en la superficie del volante motor. A diferencia del caso anterior, el olor a quemado persiste a largo de los kilómetros y aumenta de manera progresiva

Una forma de saber que el embrague se ha desgastado es poner tercera o cuarta y luego acelerar desde una velocidad baja. Si notas que el coche acelera normal, entonces no hay ningún problema. Pero si el motor revoluciona sin avanzar, entonces el embrague está patinando. Una clara señal de un embrague quemado o desgastado, y de que posiblemente debas cambiar el embrague.

Embrague Sucio

El embrague también puede patinar cuando está sucio; o cuando ha habido una fuga de grasa o aceite. Esto también produce un olor a embrague quemado. Sin embargo, el olor es muy particular y no es de forma constante como en el caso anterior. 

Cómo evitar que se queme el embrague y otras averías futuras

A continuación, te daremos algunos consejos para evitar quemar o causar otra avería similar al embrague.  

  • Pisa el embrague hasta el fondo. Una de las principales causas del desgaste en el embrague es no pisarlo completamente. Cuando sucede, todo el conjunto de transmisión es sometido a fricciones adicionales. Si multiplicamos esto por los cientos de veces que presionamos el embrague en nuestro día a día, su vida útil disminuye considerablemente. Una de las razones por la que puede que no estés pisando correctamente el embrague es que tu asiento no está bien ajustado longitudinalmente. 
  • No sueltes el embrague tan rápido. Soltar el embrague demasiado rápido o soltarlo sin estar sincronizado con nuestra mano derecha al mover la palanca de cambios produce fricciones innecesarias en el embrague que terminan dañándolo. 
  • No descanses el pie sobre el embrague. La mayoría de los conductores de coches con cambio manual se sienten más cómodos colocando el pie izquierdo sobre el embrague. Y esta es precisamente una de las causas principales de desgastes prematuros en el embrague. Basta presionar un poco el pie sobre el pedal para causar fricción innecesaria en todo el conjunto. Lo que podría provocar daños importantes y un mayor desgaste. Si hacemos esto mientras que estamos en marcha, en pocos kilómetros el embrague se romperá. Es mejor reposar nuestros pies en el suelo o en los reposapiés. 
  • Controla el punto de embrague. El punto de embrague es el recorrido del pedal del embrague en el cual podemos soltar el freno para que el coche pueda moverse, para luego pisar el acelerador, y así poder soltar el pedal del embrague por completo. La idea de esta técnica es evitar que nuestro coche se desplace hacia atrás en una pendiente (lo que puede provocar un accidente) y que se produzca un estrés innecesario en el embrague. Todo conductor con un coche manual debe aplicar esta técnica en pendientes ascendentes para evitar que se queme el embrague. Algunos, incluso, recomiendan utilizar el freno de manos para evitar estos desgates en el embrague. 
  • No mantengas presionado el embrague de forma permanente. Muchos conductores también tienen la costumbre de dejar presionado el pedal del embrague en el semáforo para arrancar rápido, cuando la luz cambie. Sin embargo, esto también agrega una fricción extra en los embragues que a la larga reduce su vida útil. En estas ocasiones, lo mejor es colocar el coche en punto muerto y volver en granar, cuando cambie. 

Existen otros motivos por los que el embrague huele a quemado ¿Qué hacer?

El olor a quemado se produce por utilizar de forma excesiva el embrague o presionarlo de una manera incorrecta. Dejar el coche en primera y no en punto muerto mientras estamos detenidos o conducir de manera agresiva también pueden disminuir la vida útil del embrague 

Lo mejor que puedes hacer para cuidarlo es utilizar el embrague solo cuando sea necesario y de la manera correcta. Y siempre que te detengas pon el coche en punto muerto, conduce adecuadamente y trata de que el movimiento del pedal del embrague esté coordinado con el movimiento de tu mano en la palanca de cambios. 

¿Tu coche tiene el embrague quemado?

¿Te gustaría hacer una revisión el embrague o un cambio de embrague? Busca algunos de nuestros talleres más cercanos a ti. Su personal podrá ayudarte con cualquier avería que tenga el embrague de tu coche.