Descarbonización
Artículo

Como pasar la prueba de gases de la ITV

Por negociov

Publicado en

Como pasar la prueba de gases de la ITV

La prueba de gases es una de las pruebas más difíciles de pasar para quienes utilizan vehículos con motor diésel. Luego de que los operarios prueban nuestro coche, todos hemos obtenido un ITV desfavorable por «exceso de humos»

La prueba se realiza de la siguiente manera: los operarios aceleran nuestro coche hasta el corte de inyección con el fin de verificar la opacidad y la cantidad de gases que emite nuestro coche a través del opacímetro, que mide la cantidad de hollín que sale por el escape. Si la cantidad de escape es mayor a lo estipulado por el fabricante, nuestra prueba será reprobada.

acelerar para calentar el motor para la prueba de gases de ITV

No pasar la prueba implica no poder usar el coche, sino solamente de casa al taller de la ITV o viceversa, o de lo contrario recibir una multa (incluso arriesgarte a no poder usar más el coche). Por lo que pasar esta prueba es importante.

Lo bueno es que hay algunos trucos sencillos (la mayoría gratuitos) que podemos aplicar para optimizar nuestro coche lo más posible para estas pruebas, como veremos a continuación. 

Consejos pasar la prueba de gases de la ITV

La prueba de gases de escape en coches con motor diésel es una de las pruebas que mayor genera rechazos, de hecho, casi el 11% de evaluaciones fallidas se encuentran en la prueba de gases. Pero unos pequeños trucos nos servirán para mejorar el estado de nuestro coche y así pasar la prueba. 

Calentar previamente el motor

El primer aspecto importante es que la temperatura del motor tiene que ser apropiada. Cuando el motor se encuentra frío o templado, esto afecta el funcionamiento del catalizador, y por tanto, el sistema de alimentación del motor (que pueda afectar el resultado final). El motor en este estado consume más combustible y emite más gases de lo común. 

Por lo cual, deberías llevar tu coche a dar una vuelta antes de ir al taller de la ITV. Puedes recorrer de unos 20 a 40 km para que el motor esté bien caliente antes de llegar a la prueba. 

En este momento, también puedes aprovechar para limpiar bien el sistema de escape, especialmente si tu coche cuenta con un filtro antipartículas. Dirígete a una vía donde puedas acelerar con tranquilidad, lo ideal es que el motor esté entre 3.000 o 4.000 rpm, y lo hagas en tercera o en cuarta. Esto permitirá que tu coche se caliente bien y que el alto flujo de gases limpie el escape. 

Cuando llegues al taller para hacer la prueba de la ITV, no apagues el vehículo. De esta manera, podrá mantener el calor y ayudarte con los resultados finales de la prueba.

Todo esto no solo calentará tu motor, sino que liberará los depósitos de carbonilla que se han acumulado en la mecánica de tu coche. Posiblemente notes que salga humo negro por un momento, y luego deje de salir. Ese es un buen indicativo de que el truco ha funcionado.

Cambiar previamente filtros de aire

Si el truco anterior no te funciona para liberar la carbonilla de los filtros de partículas, tienes varias opciones: optar por una descarbonización profesional o cambiar los filtros de aire o filtros de partículas. Todo antes que tener una ITV desfavorable. 

Realizar limpieza de inyectores o del sistema de admisión

En otras ocasiones, quizás necesites una limpieza completa de los inyectores o de todo el sistema de admisión. También es posible que los inyectores se encuentren en mal estado (inyectando más combustible del debido). En tal caso, tendrías que hacer un cambio de inyectores. 

acelerar para limpiar tubos de escape para la prueba de gases de ITV

Descarbonizar motor

Otra forma de pasar la prueba de la ITV es haciendo un proceso de descarbonización de tu motor. Este proceso elimina toda la carbonilla de nuestros motores.

Es común que la esa carbonilla se acumula en varias partes del motor de los coches diésel, especialmente. Ya que el EGR reutiliza gases de escape sucios, en lugar de expulsar por completo del escape. El resultado es que todo el sistema de admisión, los inyectores, la cámara de combustión, los asientos de las válvulas, las mariposas del sistema de admisión y en otros lugares.

En Flexfuel te ofrecemos este servicio de descarbonización reparando o cambiando el EGR.  Así podrás pasar la prueba de gases de la ITV.

Verificar si hay fugas en el tubo de escape

Uno de los problemas más comunes por la que somos reprobados es porque hay fugas de gases. Las perforaciones que dan lugar a las fugas permiten que entre aire en el escape, lo que a su vez afecta la composición de los gases. El resultado: se anula nuestro ensayo. 

Una forma sencilla de cerciorarnos de que no sea así es introduciendo una pelota de tenis o un trapo en el tubo de escape con el coche encendido. Si al introducirlo, el coche intenta apagarse o se apaga, es porque no hay fugas. Pero si el coche sigue sonando y sigue soplando, es porque tiene fugas.