Mecánica del automóvil
Artículo

Tipos de neumáticos

Por Juan Camilo Vélez León

Publicado en

NEUMÁTICO INVIERNO

En el mercado diferentes tipos de neumáticos que se diferencian en categorías, códigos de velocidad y otras especificaciones. Con toda esta variedad, puede ser un poco difícil para nosotros escoger el tipo de neumático que necesitamos.

Sin embargo, lo más importante al escoger un neumático es el clima o la temperatura en la cual va a ser utilizado. Especialmente, en países que tienen cambios de temperatura tan radicales durante el año.

Neumáticos de verano

Los neumáticos de verano están diseñados para ofrecer un mejor desempeño durante el verano, donde las condiciones son húmedas, secas y más calurosas. Estos neumáticos funcionan adecuadamente a partir de las 7ºC y tiene un excelente rendimiento en 25º C.

especificaciones-neumatico

Además, estos neumáticos están fabricados con un compuesto que le ofrece una mejor maniobrabilidad y tracción en carreteras tanto secas como mojadas. Esto se debe al diseño y banda de rodadura que cuenta con una dirección longitudinal pronunciada, surcos más estrechos y entalladuras de otra configuración.

Además, ofrece bastante resistencia al maniobrar, una corta distancia de frenado y mayor facilidad al conducir. Gracias a todo esto, son los neumáticos más utilizados en España. Una desventaja de estos neumáticos es que se desgastan fácilmente en temperaturas menores a los 10º C. Además, comienzan a endurecerse a bajas temperaturas y pierden agarre de forma considerable. Este es el tipo de neumáticos que tendrás que utilizar la mayoría del año, si el clima es caluroso la mayor parte del año, como es el caso de España.

¿Cómo escoger un neumático de verano? Depende. Si lo comprarás usado, asegúrate de que el grosor de la banda de rodadura sea mayor a 2.5 a 3 mm, para que te ofrezca un buen agarre. Si piensas comprar uno nuevo, escoge un neumático con una banda de rodadura que se ajuste al funcionamiento de tu vehículo. No compres productos que tengan más de 2 años en almacén, ya que se envejecen durante su tiempo allí. Además, escoge neumáticos de marcas reconocidos, esto asegurar la durabilidad de este.  

Neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno están diseñados para ofrecer tracción, agarre y control durante las temperaturas frías del invierno. Estos neumáticos tienen una goma diseñada para mantener la flexibilidad a temperaturas menores a los 7ºC, la cual les ofrece un buen agarre en temperaturas bajas.

Otra particularidad de estos neumáticos es el diseño del dibujo. Su banda de rodadura permite evacuar eficazmente el agua para reducir el riesgo del aguaplanning. Además, evacúa la nieve a través de un efecto oruga que agarra con firmeza la superficie nevada o helada, gracias a que tiene canales de evacuación más anchos. De esta manera, ofrece un mejor agarre.

neumáticos-invierno-verano

Esto también hace que el neumático se mantenga plano mientras que toca el asfalto para aumentar la superficie de contacto. En curvas, pellizcan la nieve y el hielo mientras se cierran para ofrecer un mejor agarre.

¿Qué tener en cuenta al comprar neumáticos para el invierno? Lo primero es que revises las medidas y la ficha técnica. En el manual del fabricante, puedes encontrar el tipo de neumático de invierno que tu coche debe utilizar.

No compres neumáticos que tengan más de 4 años desde su fecha de fabricación. Puesto que pierden flexibilidad a bajas temperaturas, que es la cualidad más importante que estos neumáticos te ofrecen. Nuevamente, mejor escoge marcas conocidas.

Los neumáticos de invierno son neumáticos de sustitución, porque suelen usarse solamente en las épocas más frías del año.

Neumáticos all season (para todo tiempo)

Los neumáticos todo tiempo o all season, están diseñados para dar la mejor maniobrabilidad y tracción en todas las temporadas. Sus compuestos no permiten que se endurezcan con el frío como sucede con los de verano. Por lo que tiene una gran resistencia al aguaplanning en vías con agua o nieve.

Además, cuenta con láminas 3D que mejoran la estabilidad en las superficies secas. Gracias a estas características, permiten un uso versátil en diferentes climas y temperaturas. Se desenvuelven bien en zonas entre -10ºC y 30ºC con sol, con lluvia y con nieve.

Este tipo de neumáticos tienen bandas de rodaduras direccionales para conducir bien todo el año. En los hombros, suelen incluir menos laminas para conducir mejor en verano. Y en la parte central de la banda de rodadura tiene más láminas para conducir mejor en invierno. Así se adhiere mejor a las superficies heladas o con nieve.

Estos neumáticos suelen tener el símbolo M+S, que significa Mud y Snow (barro y nieve respectivamente). Si quieres colocar estos neumáticos a tu coche, asegúrate de que tengan el símbolo M+S.  Lo más importante al escoger estos neumáticos es que sea de buena marca que te asegure calidad y durabilidad.

neumáticos de invierno

Para algunos puede representar una molestia cambiar neumáticos en las diferentes épocas del año. En tales casos, los all season son una buena alternativa. No obstante, si la temperatura es demasiada baja, es preferible optar por unos neumáticos de invierno.

Neumáticos deportivos

Los neumáticos deportivos ofrecen un gran agarre y estabilidad en diferentes condiciones climáticas, tanto en rectas como en curvas. Además, sus prestaciones son altas para desenvolverse bien a altas velocidad, sin que el coche pierda el control. Ofrece un agarre bastante amplio para conducir en carreteras y secas mojadas, tanto al conducir como al frenar.

Sus índices de velocidad también son altos: V, W, Y o Z para conducir a velocidades de 240 a 300 km/h. No obstante, su perfil es bajo, menor a 50. El único problema de los neumáticos deportivos es que son más propensos a sufrir algún por golpe o roce. Además, al tener un perfil más bajo, el confort se ve comprometido.

Para comprar un caucho deportivo, fíjate en que la anchura de la rueda se adapte a la rueda de tu coche. También debes ver el código de velocidad, estos incluyen una numeración. La última letra de ese código indica la velocidad. Este puede ir de los 240 a los 300 kilómetros. Todo dependerá de la velocidad a la que quieres someter los neumáticos.  

Al igual que con los neumáticos anteriores, verifica el año de fabricación, que no sea muy viejo. Y ten en cuenta la anchura, el perfil y el radial de la llanta.

Neumáticos de pista

Son muy similares a los deportivos, puesto que su diseño ofrece un agarre de precisión en la pista. Sin embargo, estos solamente se usan en pistas. Están diseñados para conducir en condiciones secas, son muy similares a los de verano en ese sentido.

Pero a diferencia de los de verano tiene refuerzos y tecnología más avanzada en las paredes laterales.

neumáticos de verano

Neumáticos todoterreno

Los neumáticos todoterreno están diseñados para moverse en diferentes tipos de terrenos y climas: asfalto, tierra, barro, piedras y otras más. El dibujo de la banda de rodadura es más grande y agresivo. Esto ofrece una buena tracción en nieve profunda y barro en grandes cantidades.

Por este mismo diseño, su constitución es más blanda y abrupta, y por tanto, no suelen utilizarse mucho sobre el asfalto.

Lo más importante al escoger este tipo de neumáticos es que sea adecuado para tu 4×4. Fíjate si tu coche es de transmisión no permanente (AWD)o de transmisión permanente (4WD), ya que de este dependerá el tipo de neumático que escogerás. 

Neumáticos antipinchazo (Run Flat)

Los neumáticos antipinchazos son un tipo de neumáticos que funcionan, a pesar de que hayas sufrido un pinchazo. En otras palabras, no se deforman, sino que mantienen su estructura para permitirte llegar al taller o a casa, pese a la falta de presión.

Esto es gracias a una estructura que integran en su interior. Algunos Run Flat incluyen una pared lateral reforzada que impide la deformación de la goma. Otros Run Flat incluyen un anillo interno hecho de diversos materiales, normalmente de goma, que le ofrece el soporte. Esta estructura es la que sostiene el coche.

Neumáticos «Mud and snow» (Barro y nieve en español)

Estos neumáticos, específicos para bajas temperaturas y climatología de invierno, basan su efectividad en dos cualidades:

  • Composición química: Su goma tiene un diseño pensado para mantener la flexibilidad a temperaturas menores a los 7ºC, que es la temperatura en la que los neumáticos de verano empiezan a endurecerse, y pierden agarre de forma considerable.
  • Diseño del dibujo: Este es un gran logro de ingeniería, ya que su banda de rodadura persigue dos objetivos principalmente, que son evacuar de una forma eficaz el agua (reducen el riesgo de sufrir el aquaplanning), o la nieve, y en segundo lugar, provocar un efecto oruga que pellizca sobre la superficie helada o nevada proporcionando agarre por medio de unos canales de evacuación más anchos que forman una especie de laminillas en sus tacos. Este «efecto oruga» significa que, aunque las ruedas son redondas, la parte que apoya sobre el asfalto es plana para aumentar la superficie de contacto, y al cambiar de curvatura, las laminillas pellizcan literalmente el hielo y la nieve, a la vez que se cierran mientras ruedan.

En referencia a este tipo de neumático, debes tener en cuenta que es mucho más eficaz neumático estrecho que uno ancho, puesto que la huella de un neumático ancho, cuando se apoya sobre el asfalto es más ancha y corta, y más estrecha y alargada con uno estrecho. Esta es la que permite que más láminas estén en contacto con el suelo pellizcando el terreno y, además, evacuan mejor el agua.

¿Qué hay que tener en cuenta al comprar neumáticos de invierno?

Si te planteas tener un diferente juego de neumáticos para las épocas de invierno y verano, usa unas llantas básicas, con la medida más estrecha que admita la ficha técnica de tu coche para el invierno, y usa las llantas de aluminio con neumáticos anchos para la primavera y el verano. A medio plazo, te saldrá mucho más barato que andar desmontando y montando neumáticos en el mismo juego de llantas y, sobre todo, sacarás el máximo partido y seguridad de tu juego de ruedas para la nieve.

tipos de neumáticos

Por otra parte, a la hora de elegir un neumático de invierno, deberás tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Medidas y ficha técnica: Lee el manual de tu coche, ya que en él suelen recomendar el tipo de neumático de invierno que puedes usar en tu coche. Hay algunos modelos donde directamente el propio fabricante del vehículo te obliga a tener dos juegos de llantas, y en algunos incluso varía el índice de carga entre las ruedas de verano y las de invierno, por lo que conviene que te asegures al respecto.
  • Cuidado con las ofertas: En España no está muy extendido precisamente el uso de neumáticos de invierno, por lo que su rotación y stock en los talleres especializados es muy baja. Esto provoca que en las fechas más invernales proliferen anuncios con ofertas especiales y precios muy atractivos, pero lo mejor es que no te fíes, y comprueba la fecha de fabricación del neumático de la oferta, porque muy probablemente estén envejecidos, lo cual elimina su primordial ventaja, su mayor flexibilidad a bajas temperaturas. Si tiene más de 4 años, lo cual es muy probable, no merece la pena que lo compres, puesto que no te aportará ninguna ventaja respecto a los de verano.
  • No te decidas por marcas desconocidas: Lo bueno es que hay muchas gamas de precios en el mercado, por lo que tampoco es necesario que te compres el más caro, pero la calidad de las marcas desconocidas o «low cost» es muy baja, y es casi seguro que terminarás gastando el dinero en un segundo juego de neumáticos que no cumplirán tus expectativas.

Comprueba el dibujo: Aunque la mayoría de neumáticos Mud and Snow prolongan el dibujo de la banda de rodadura por el lateral, es cierto que no todos lo hacen, y ese es un detalle

Los neumáticos son uno de los elementos más importantes de tu vehículo, sobre todo, en lo referente a la seguridad vial, pues son el único elemento en contacto con el terreno. Por eso, cuando el terreno se ve afectado por las condiciones climáticas propias del invierno como la lluvia, el hielo o la nieve, debes prestar especial atención al tipo de neumático que usas, para garantizar tu seguridad, la de tus acompañantes, y la de todos los usuarios de la vía.