Mecánica del automóvil
Artículo

Tipos de neumáticos para el invierno

Por Juan Camilo Vélez León

Publicado en

NEUMÁTICO INVIERNO

Es tiempo de prepararnos para afrontar las bajas temperaturas con nuestro vehículo, y elegir un buen neumático para el frío, lluvia o nieve, mejorará de forma notable nuestra seguridad en los días más fríos del año Aquí os dejamos algunos tips a tener en cuenta con vuestros neumáticos.

El mantenimiento de neumáticos durante la época de frío

Ya estamos en septiembre, y en breve llegarán las lluvias, y antes de darnos cuenta, las primeras heladas. Por esto, quizás estés pensando en comprar neumáticos de invierno, específicos para la temporada más fría del año y con múltiples ventajas específicas, pero ¿Sabes cuáles elegir? ¿Crees que sabrás elegir los que más te convienen? ¿Tu presupuesto lo soportará? Bueno, veamos algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de adquirir unos buenos neumáticos de invierno.

La buena noticia es que los neumáticos especiales para la temporada de invierno cuentan con una gran oferta y variedad en continuo crecimiento, porque cada vez son más usadas por los conductores cuando llega esta época, lo que ha fomentado que los fabricantes de neumáticos dejen de considerarlo un producto de nicho, y hayan decidido aumentar sus gamas. De hecho, mientras que hace algún tiempo no los había disponibles en muchas medidas, ahora hay incluso varias gamas dentro de una misma marca y medida.

Es importante decir que al mismo tiempo, cada vez más marcas cuentan con neumáticos diseñados para ofrecer un comportamiento excelente en condiciones invernales, pero también alto en verano, sin degradarse tanto con las altas temperaturas. Este tipo de neumáticos suelen estar homologados para su uso como neumáticos de invierno y se pueden utilizar sin cadenas. Estos son los conocidos como allweather.

Neumáticos «Mud and snow» (Barro y nieve en español)

Estos neumáticos, específicos para bajas temperaturas y climatología de invierno, basan su efectividad en dos cualidades:

  • Composición química: Su goma tiene un diseño pensado para mantener la flexibilidad a temperaturas menores a los 7ºC, que es la temperatura en la que los neumáticos de verano empiezan a endurecerse, y pierden agarre de forma considerable.
  • Diseño del dibujo: Este es un gran logro de ingeniería, ya que su banda de rodadura persigue dos objetivos principalmente, que son evacuar de una forma eficaz el agua (reducen el riesgo de sufrir el aquaplanning), o la nieve, y en segundo lugar, provocar un efecto oruga que pellizca sobre la superficie helada o nevada proporcionando agarre por medio de unos canales de evacuación más anchos que forman una especie de laminillas en sus tacos. Este «efecto oruga» significa que, aunque las ruedas son redondas, la parte que apoya sobre el asfalto es plana para aumentar la superficie de contacto, y al cambiar de curvatura, las laminillas pellizcan literalmente el hielo y la nieve, a la vez que se cierran mientras ruedan.

En referencia a este tipo de neumático, debes tener en cuenta que es mucho más eficaz neumático estrecho que uno ancho, puesto que la huella de un neumático ancho, cuando se apoya sobre el asfalto es más ancha y corta, y más estrecha y alargada con uno estrecho. Esta es la que permite que más láminas estén en contacto con el suelo pellizcando el terreno y, además, evacuan mejor el agua.

NEUMÁTICOS INVIERNO VERANO
NEUMÁTICOS PARA INVIERNO O VERANO

¿Qué hay que tener en cuenta al comprar neumáticos de invierno?

Si te planteas tener un diferente juego de neumáticos para las épocas de invierno y verano, usa unas llantas básicas, con la medida más estrecha que admita la ficha técnica de tu coche para el invierno, y usa las llantas de aluminio con neumáticos anchos para la primavera y el verano. A medio plazo, te saldrá mucho más barato que andar desmontando y montando neumáticos en el mismo juego de llantas y, sobre todo, sacarás el máximo partido y seguridad de tu juego de ruedas para la nieve.

Por otra parte, a la hora de elegir un neumático de invierno, deberás tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Medidas y ficha técnica: Lee el manual de tu coche, ya que en él suelen recomendar el tipo de neumático de invierno que puedes usar en tu coche. Hay algunos modelos donde directamente el propio fabricante del vehículo te obliga a tener dos juegos de llantas, y en algunos incluso varía el índice de carga entre las ruedas de verano y las de invierno, por lo que conviene que te asegures al respecto.
  • Cuidado con las ofertas: En España no está muy extendido precisamente el uso de neumáticos de invierno, por lo que su rotación y stock en los talleres especializados es muy baja. Esto provoca que en las fechas más invernales proliferen anuncios con ofertas especiales y precios muy atractivos, pero lo mejor es que no te fíes, y comprueba la fecha de fabricación del neumático de la oferta, porque muy probablemente estén envejecidos, lo cual elimina su primordial ventaja, su mayor flexibilidad a bajas temperaturas. Si tiene más de 4 años, lo cual es muy probable, no merece la pena que lo compres, puesto que no te aportará ninguna ventaja respecto a los de verano.
ESPECIFICACIONES NEUMÁTICO
  • No te decidas por marcas desconocidas: Lo bueno es que hay muchas gamas de precios en el mercado, por lo que tampoco es necesario que te compres el más caro, pero la calidad de las marcas desconocidas o «low cost» es muy baja, y es casi seguro que terminarás gastando el dinero en un segundo juego de neumáticos que no cumplirán tus expectativas.
  • Comprueba el dibujo: Aunque la mayoría de neumáticos Mud and Snow prolongan el dibujo de la banda de rodadura por el lateral, es cierto que no todos lo hacen, y ese es un detalle importante, ya que al enterrarse en la rodera de nieve, los laterales del neumático también ayudan a proporcionar adherencia. Comprueba que el tipo de neumático que elijas, cuente con esta característica tan importante y diferencial.

Los neumáticos son uno de los elementos más importantes de tu vehículo, sobre todo, en lo referente a la seguridad vial, pues son el único elemento en contacto con el terreno. Por eso, cuando el terreno se ve afectado por las condiciones climáticas propias del invierno como la lluvia, el hielo o la nieve, debes prestar especial atención al tipo de neumático que usas, para garantizar tu seguridad, la de tus acompañantes, y la de todos los usuarios de la vía.