Mecánica del automóvil
Artículo

¿Puede perjudicar tu motor si repostas combustible low cost?

Por Juan Camilo Vélez León

Publicado en

LOW COST

En los últimos años ha aumentado casi exponencialmente el número de estaciones de servicio con el modelo “low cost”, y ciertamente muchos se preguntan si el combustible de bajo coste que distribuyen es perjudicial para el motor de sus vehículos, o no. En esta entrada descubriremos los mitos y verdades sobre los combustibles y estaciones de servicio “low cost”.

Lo primero es dejar claro que a este combustible se le denomina “low cost” no por sus propias características, sino más bien por el tipo de negocio al que pertenecen las estaciones de servicio que lo distribuyen. En otras palabras, el combustible es conocido como “low cost” porque ese es el modelo de negocio de las gasolineras donde lo encontramos, no porque sea de marca blanca o “pirata”.

CARBURANTES
CARBURANTES

Diferencia de calidad entre combustible low cost y normal

La pregunta del millón. ¿El combustible low cost es de baja calidad y puede, por tanto, perjudicar mi motor? Para responder a esta pregunta, se hace necesario saber de dónde viene la gasolina o el diésel que se comercializa en España. Dicha tarea es realizada única y exclusivamente por la empresa CLH (Compañía Logística de Hidrocarburos). Esta empresa es la única distribuidora oficial de combustible del país, por lo que todas las petroleras y distribuidoras compran y distribuyen el combustible de sus depósitos, una vez ha sido certificado, controlado y con una calidad legal, sea de marca o no.

Por tanto, la gran diferencia entre el combustible low cost, y el “normal”, que se ve reflejada en su precio, tiene que ver con los aditivos que las grandes compañías añaden a sus combustibles, para ofrecer un plus de calidad. Estos aditivos son productos químicos que añaden alguna característica al combustible como los detergentes, que mantienen limpia la cámara de combustión y sistemas de inyección, los anti-corrosivos, que ayudan a proteger elementos metálicos contra la oxidación y corrosión, o los anti-fricción, que ayuda a reducir la fricción entre elementos metálicos.

Las marcas reconocidas ofrecen el mismo combustible a un precio superior por este tipo de aditivos que añaden a su mezcla con el objetivo de prologar la vida del motor y aumentar su eficiencia y rendimiento, mientras que en la mayoría de gasolineras low cost, el combustible que ofrecen es básico, sin aditivos, aunque ya existen algunas gasolineras low cost que sí que incluyen aditivos en su mezcla.

Lo más importante es saber que este combustible básico ha pasado todos los controles de calidad, por lo que es perfectamente recomendable para tu vehículo. Otra cosa es que quieras un carburante con más y mejores características.

Aparte de los aditivos ¿Por qué el combustible low cost es tan barato en comparación con el normal?

Como acabamos de ver, los aditivos encarecen el combustible, por lo que prescindir de ellos reduce su coste, pero ese no es el único secreto de las estaciones low cost, ya que, por ejemplo, este tipo de gasolineras no invierte en grandes campañas de publicidad o patrocinio de equipos deportivos del mundo del motor. Pero su mayor baza a favor del precio bajo es que suelen ser de autoservicio, y en muchas ocasiones no hay trabajadores en ellas, por lo que se ahorran salarios y demás gastos en personal, lo que se ve reflejado en el precio del combustible que ofrecen.

¿La gasolina low cost produce averías?

Hasta el momento no hay evidencia real y contrastada de que esto sea cierto, ya que, como dijimos anteriormente, este tipo de combustible ha sido certificado, controlado y con una calidad legal, por lo que, si eres cuidadoso con el mantenimiento general de tu vehículo, puedes usarlo sin que esto aumente las posibilidades de que tu motor sufra alguna avería, ya que en España disponemos de un combustible de gran calidad, al igual que en el resto de Europa.

Entonces ¿Qué puede producir averías en el motor, en lo referente al combustible?

El combustible que repostamos en la estación de servicio proviene de un depósito enorme que, si no está siendo renovado continuamente, puede acumular suciedad, residuos, impurezas, y vapores que aumenten el nivel de agua que contenga el carburante, lo que puede deteriorar nuestro motor. Por eso, en primer lugar, es recomendable repostar en una estación de servicio donde haya mucha rotación de combustible, sea low cost o no, donde haya mucha clientela. De esta forma te asegurarás que los tanques de combustible están siempre en constante movimiento y renovación, y que los depósitos de agua serán mínimos.

En segundo lugar, debes tener en cuenta que, si tu vehículo funciona sólo con gasolina sin plomo 98, por ejemplo, no debes repostar gasolina 95, ni en una marca reconocida ni en low cost, ya que esto puede perjudicar seriamente tu motor.

En tercer y último lugar, evita apurar el depósito de combustible al máximo, excepto si no tienes remedio por un mal cálculo de la autonomía en una ocasión esporádica. ¿Por qué? Porque la bomba de combustible lo succiona para enviarlo, después de pasar por la bomba inyectora, a los inyectores, y si el nivel de combustible es muy bajo dentro del tanque, el esfuerzo que tiene que hacer la bomba aumenta, haciendo más probable que se produzca una avería. Además, al igual que cuando bebemos usando una pajita y queda poco líquido, es probable que comience a hacer más ruido y deje pasar algunas burbujas de aire que acabarán en los inyectores, lo que, a la larga, puede terminar estropeándolos.

INYECTOR SUCIO
INYECTOR SUCIO

¿Cómo podemos comprobar si nuestro motor esta dañado?

Si por culpa de malas prácticas, o un carburante con calidad reducida por las condiciones de almacenaje, nuestro vehículo sufre deterioros o averías, lo más frecuente es encontrarnos con oxidación y agarrotamiento de piezas. Por otra parte, es muy común la aparición de sequedad y la rotura de juntas de los sistemas de inyección, sobre todo, los más antiguos, aunque también en los sistemas common rail, debido a su complejidad. Otros síntomas de deterioro en el motor son la reducción en la calidad de ignición, la suciedad visible en las cabezas de los inyectores, la corrosión y la mala conservación de las bombas de inyección, el aumento de consumo de carburante, el aumento de ruido y de contaminantes, la dificultad de arranque, en el arranque en frío y en la menor suavidad de conducción.

Los talleres asociados Flexfuel son tu aliado

Si detectas alguno de estos síntomas en tu motor, no dudes en acercarte a alguno de nuestros talleres asociados, pues te ofrecerán la más alta calidad en diagnosis, reparación y/o sustitución de piezas, y, sobre todo, calidad en el servicio. A demás, todos nuestros talleres asociados ofrecen la solución definitiva a este tipo de problemas, por medio del mantenimiento anual del motor con hidrógeno, mediante un proceso llamado descarbonización.

La descarbonización por hidrógeno es una solución rentable y eficaz frente a los problemas de suciedad y fallos en el sistema de inyección, y el exceso de carbonilla, y se produce a través de la mejora de un fenómeno natural, que es el enriquecimiento de la mezcla aire/carburante en su motor de combustión. Este procedimiento es eficaz y no agresivo ya que no introduce ningún producto químico ni corrosivo en su motor. La suciedad se disuelve simplemente en el motor, y se evacúa naturalmente con los gases de escape donde se queda recogida en un filtro previsto para este fin.