DescarbonizaciónMecánica del automóvil
Artículo

Filtro de partículas (FAP): Funcionamiento y descarbonización

Por negociov

Publicado en

Filtro de particulas FAP Mantenimiento y Reemplazo · Flexfuel

En este post os explicaremos cómo la tecnología Flexfuel os ayuda a mantener el filtro de partículas para conservar las prestaciones originales de tu coche y evitar averías costosas.

Desde la introducción de la normativa Euro 6, es obligatorio que todos los coches de diésel tengan un filtro de partículas. Esta pieza es la encargada que retener el hollín que vienen con los gases de escape.

En pocas palabras, es un dispositivo que ayuda a que tu coche sea más amigable con el medio ambiente. Si quieres saber más sobre el fap, quédate hasta el final, hoy hablaremos a detalle acerca del filtro de partículas. 

¿Qué es el filtro de partículas?

Conocido también como DPF o FAP, el filtro de partículas está en el tubo de escape y es un dispositivo cuya tarea es retener las partículas o carbonilla que genera el motor, especialmente el de los coches diésel. Este dispositivo se encarga de reducir las emisiones de gas una vez que mucha carbonilla se ha acumulado. Después de que se ha llenado de estas partículas el filtro se encarga de incinerarlas con la regeneración. 

¿Cómo funciona el filtro de partículas?

El filtro de partículas funciona de una manera simple. Las partículas sólidas que viajan con los gases desde el motor quedan retenidas en el filtro. Después de que los gases son catalizados a través del catalizador para convertirlos en elementos inocuos, los gases escapan por las paredes prosas y así expulsados. La unidad de control eléctrico recibe una señal cuando la cantidad de partículas en el filtro ha alcanzado cierto nivel con el fin de activar el proceso de regeneración. 

 La regeneración se refiere al proceso que el FAP aplica para incinerar los restos sólidos de los gases. El proceso consiste en aumentar la temperatura de los gases hasta aproximadamente 550º C a 650º C, que es la temperatura cuando ocurre la autoignición de las partículas de carbono. El aumento de la temperatura a unos 900º C incinera las partículas de carbono que han quedado retenidas en el FAP y las transforma en dióxido de carbono. Así el filtro vuelve a quedar limpio y queda preparado para un próximo proceso de regeneración. 

La regeneración no ocurre constantemente, sino de manera periódica aproximadamente entre 400 y 800 kilómetros. Este proceso depende del uso del vehículo. Para que el filtro alcance esa temperatura el motor tiene que estar lo suficientemente caliente. Si no lo está, el motor hará su propio ciclo de regeneración inyectando más combustible para aumentar la temperatura de gases de escape y así quemar las partículas que se han acumulado en el filtro. 

¿Para qué sirve el filtro de partículas?

El filtro de partículas es un dispositivo que se ha integrado en la mayoría de los vehículos de diésel para reducir la contaminación que producen sus emisiones. Los coches con filtros de partículas comenzaron a estandarizarse desde el 2006 con la normativa Euro 5. Pero a partir de la normativa Euro 6 es obligatorio que los coches de diésel utilicen el filtro de partículas.  

El FAP disminuye la emisión de gases y partículas que son perjudiciales tanto para el ser humano como para el medio ambiente. 

¿Dónde está el filtro de partículas?

El filtro de partículas se encuentra en el tubo de escape entre el silenciador y el catalizador, ya que esta es la pieza por la cual escapan los gases que provienen de la combustión del motor. Al integrarse el filtro de partículas en esta pieza, se filtran las partículas de carbono que vienen con los gases. 

Consecuencias de un tener un FAP taponado

  • El coche se ahoga.
  • El coche se cala.
  • Pérdida de potencia.
  • Exceso de humo negro.
  • Testigo de avería encendido.

Si no se le realiza un correcto mantenimiento, el FAP puede llegar a taponarse hasta el punto de romperse por completo, obligándonos a cambiarlo por uno nuevo, la cual es una de las averías más costosas.

¿Cómo limpiar el filtro de partículas?

Hay diferentes cosas que pueden ocasionar averías en el filtro de partículas, lo que hace necesaria una limpieza o alguna reparación. Las causas para estas averías son diversas, pero una de las más comunes es conducir tu coche en la ciudad o solamente utilizar el vehículo para trayectos cortos. Se requiere que el coche alcance altas revoluciones para poder hacer todo el proceso. Al no hacerlo, el filtro no respira bien y se acumula un exceso de carbonilla en el mismo. Lo que resulta en que no se realice adecuadamente la regeneración y por tanto, se obstruya con carbonilla que ya la regeneración no podrá incinerar. 

Si se ha obstruido el filtro de partículas, recibirás el «check engine» en el tablero de tu coche. Además, tu vehículo perderá potencia. Por eso, lo más recomendable es conducir a 2.500 rpm por lo menos por 30 minutos para evitar estos problemas. Y tratar de no saltarse las regeneraciones cada vez que esté ocurriendo (el motor tiene un sonido característico cuando se está realizando). 

Otro problema común es la obstrucción de los conductos que conectan la entrada y salida del filtro. Esto afecta el sensor de presión diferencial y hace que el coche haga más regeneraciones de lo debido o que simplemente no las realice. 

Habiendo entendido las causas más importantes por las cuales se obstruye un filtro de partículas, veamos los diferentes métodos empleados para limpiarlo: 

Limpiar FAP con procedimiento térmico

Con este procedimiento se limpia el filtro de partículas sometiéndolos a diferentes tratamientos térmicos. Una forma de hacerlo es cortar el FAP, ponerlo en un horno a altas temperaturas durante varias horas para remover lo que se ha acumulado y volver a soldarlo. Otra forma es cortar el FAP, sumergirlo en detergente durante por lo menos dos horas, limpiarlo a presión y volver a soldarlo. El gran beneficio de esta técnica es que remueve gran parte de los sedimentos que se han acumulado. Pero las paredes del FAP corren el riesgo de dañarse por las elevadas temperaturas. Y es un procedimiento que puede tardar un poco. 

Limpiar FAP con procedimiento por ultrasonidos

Este método utiliza una lavadora por ultrasonido. Después de sumergir el filtro de partículas, las vibraciones son transmitidas al filtro y en combinación con la temperatura alta a la que llega el agua, los sedimentos implosionan. Solo el tiempo de limpieza puede tardar de 20 a 40 minutos. Pero este método requiere un proceso de secado y otra limpieza que pueda requerir varias horas. 

En este procedimiento el FAP no corre riesgo, pero no tiene el mismo nivel de efectividad que el procedimiento térmico. 

Limpiar FAP con procedimiento químico

Existen ciertos aditivos químicos que pueden ayudar a limpiar el FAP. Estos son muy variados tanto en precio como uso. Pueden costar desde 20 a 200€. Algunos se agregan el depósito del combustible mientras otros requieren desmontar el filtro. 

A diferencia de los procedimientos anteriores, utilizar aditivos químicos es económico y rápido. Pero no es tan eficaz para eliminar los sedimentos y algunos puede tener efectos adversos sobre el motor. Incluso, hay ocasiones en que estos aditivos generan más sedimentos y ayudan a obstruir más el filtro de partículas. 

Limpiar FAP con DPF

Otro método es la limpieza a través de las máquinas DPF. Este tipo de máquinas pueden limpiar cualquier modelo de filtros de partículas como también los SCR y los catalizadores. La máquina se encarga de realizar la limpieza y el secado de FAP en tan solo en unos minutos. Elimina aceites, residuos PM10, cerio y otros. 

Limpiar FAP con tecnología FlexFuel

También puedes optar por nuestra tecnología Flexfuel que te permitirá descarbonizar el FAP  utilizando las capacidades disolventes del hidrógeno. Esto ayuda a reducir considerablemente el sedimento y así tu coche recuperará las prestaciones originales. Es un método efectivo que evita que el motor se ahogue, dé tirones y pierda potencia. Tampoco pone en riesgo tu motor.

Preguntas frecuentes sobre el FAP

Es normal que para este punto tengas muchas preguntas acerca del filtro de partículas. A continuación, intentaremos responder las preguntas más frecuentas sobre el FAP: 

¿Cómo se regenera el filtro de partículas?

La regeneración del filtro de partículas ocurre cuando el motor va a más de 2.000 rpm (de 2.500 a 3.000 rpm), es decir, conducir en cuarta o quinta y a más de 60 km/h. durante por lo menos 20 minutos. Esto permitirá que comience el proceso de regeneración, se alcancé la temperatura ideal y se limpie el FAP.  Esta es la manera de «forzar» una regeneración del filtro de partículas. Y es mejor hacerlo en una carretera y no en el interior de la ciudad. Bajar la velocidad o apagar el motor en pleno proceso de regeneración ayuda a que se acumule más carbonilla en el filtro. 

¿Cuál es el mejor aditivo para limpiar el fap?

Existen muchos aditivos que pueden ayudar a limpiar. Pero en Flexfuel preferimos la descalcificación por hidrógeno utilizando tecnología Hy-Calamine y Hy-Carbon Connect. Es proceso es efectivo para reducir el hollín acumulado en el filtro de partículas sin traer efectos secundarios sobre el motor. 

¿Cómo saber mi coche lleva filtro de partículas?

Hay diferentes formas de saber si tu coche tiene un filtro de partículas. Una de ellas es que los coches diésel son prácticamente los únicos coches que tienen tiene este sistema del filtrado. Por lo cual, si tienes un coche diésel, es muy probable que tenga un FAP. Más aún, si el año de fabricación de tu coche es posterior el 2006

Otra forma de saberlo es verificar las pegatinas que el fabricante ha colocado en la parte interior de las puertas, el parachoques, debajo del capó o sobre el motor. Normalmente, los fabricantes indican en esas pegatinas que el coche tiene filtro partículas. Otra forma que te librará de dudas es contactándote directamente con el fabricante de tu coche. 

Si los métodos anteriores no te funcionen, pues simplemente utilizar un buscador. Googlea el modelo de tu coche y pregunta si tiene filtro de partículas. 

Es mejor reparar y limpiar el filtro de partículas. En Flexfuel contamos con un amplio grupo de talleres profesionales, que son capaces de tratar el filtro de partículas para que tu coche funcione adecuadamente.