Mecánica del automóvil
Artículo

¿Cuándo se debe sustituir el tubo de escape?

Por negociov

Publicado en

El tubo de escape está diseñado para cumplir una amplia variedad de funciones, entre las que figuran reducir el ruido, controlar la velocidad de salida de los gases, monitorizar la temperatura y la emisión de contaminantes, y en definitiva, contribuir a la mejora del rendimiento general del motor.

Por otra parte, algunos conductores deciden cambiar su silenciador (parte final del tubo de escape), por motivos meramente estéticos, sobre todo con el continuo auge del tuning, para incorporar un diseño visual diferente a este elemento visible de su automóvil. Se trata, en estos casos, de una cuestión meramente decorativa, producto de diferentes modas y tendencias que no siempre se encuentran debidamente justificadas.

¿Cuándo cambiar el tubo de escape?

Hemos de tener en cuenta que el tubo de escape no sólo circula los gases de escape, sino que fundamentalmente se usa como soporte para instalar otros elementos que forman parte del mismo, como el FAP, la EGR, el catalizador o el Silenciador. Esto significa que la vida útil del tubo de escape, dependerá en gran medida del estado de dichos elementos que lo conforman. Por ejemplo, como norma general, la vida media de un silenciador de coche se sitúa en torno a los 80.000 km, excepto cuando permanece mucho tiempo inmovilizado o se utiliza con frecuencia, sobre todo, en desplazamientos cortos. Cuando se trata del primer caso, será necesario cambiar el tubo de escape con anterioridad a lo previsto, por causa de la humedad que acumula, ya que ésta causará una corrosión muy perjudicial en el propio tubo de escape. Es algo parecido a lo que sucede con los trayectos cortos, sobre todo si son inferiores a 10 minutos, ya que en estos casos el sistema de escape no se calienta lo suficiente como para evaporar toda el agua acumulada.

Otros síntomas que evidencian la necesidad del cambio de tubo de escape, suelen ser bastante fáciles de percibir, ya que algunos de ellos el sonido de golpes metálicos procedentes del suelo, (un claro indicio de que las piezas se están desoldando y se mueven), un aumento injustificado del consumo de combustible, o un ruido como de vibración metálica cada vez mayor al acelerar.

¿Qué implica cambiar el tubo de escape?

Usualmente, reemplazar el sistema de escape de un vehículo resulta bastante caro en cuanto al valor de las piezas a sustituir, lo cual se ve incrementado por el tiempo que se tarda en realizar la operación, con el consecuente incremento en el coste de la mano de obra. Recordemos que este sistema consta de varios elementos importantes, y todo debe funcionar correctamente para asegurar un óptimo rendimiento. A demás, es fundamental asegurarse de que las nuevas piezas y modelos a montar, estén homologados y sean validados para superar la ITV, ya que algunos de ellos son verdaderamente espectaculares y vistosos, pero no cumplen con las normas y reglas de circulación.

¿Cómo cambiar el tubo de escape de tu coche?

Este es un elemento que solemos olvidar a la hora de realizar el mantenimiento del coche, pero puede llegar un momento en el que necesitemos cambiarlo. Por ello queremos daros algunos consejos para su debida comprobación y mantenimiento.

Antes de nada, es necesario destacar que, salvo que sepamos mucho de mantenimiento y tengamos maquinaria y herramientas adecuadas, no deberíamos realizar esta operación por nuestra cuenta, sino que deberíamos contar con la experiencia y profesionalidad de un taller y/o mecánico experto.

Sustituir el tubo de escape

Para cambiar el tubo de escape, lo primero que hay que hacer es esperar a que el coche esté frío, con el fin de evitar quemaduras. Con un elevador, y tras identificar las piezas que han de sustituirse, suele ser necesario realizar un corte preciso antes de quitar los dos o tres tornillos que fijan el silenciador y desmontarlo.

Obviamente, lo primero que debemos hacer es retirar el tubo de escape estropeado o que vayamos a cambiar. Para ello necesitaremos en primer lugar aflojar las piezas. Debido a que manualmente no podremos hacerlo, nos podemos ayudar de algún producto desengrasante o similar, capaz de penetrar en las piezas y aflojarlas.

Aplicamos el producto en las fijaciones del tubo y lo dejamos actuar unos minutos para que penetre y nos permita después desbloquearlas y poder retirar el tubo sin problema

Colocar el nuevo tubo

Ya solo nos falta colocar el nuevo tubo. Pero antes de realizar este proceso es conveniente aplicar de nuevo el Producto Multi-Uso o desengrasante en las zonas en las que vamos a colocarlo. El producto limpiará toda la suciedad y grasa acumuladas y conseguiremos que el emplazamiento de las nuevas piezas sea perfecto. A continuación, se instalan con cuidado todos los accesorios, se alinea y se aprieta la línea completa de escape y se comprueba, arrancando el motor, que todo está correcto y no se producen fugas.

En Flexfuel te ayudamos con el mantenimiento de tu coche

En Flexfuel contamos con una amplia red de talleres asociados, con los más altos estándares de calidad, que están perfectamente preparados para realizar cualquier trabajo de mecánica general, mecánica rápida, electricidad y electrónica, chapa y pintura, reparación y mantenimiento de tu vehículo. Todos ellos cuentan con un equipo técnico altamente especializado en el mantenimiento y reparación integral de componentes de vehículos, y ofrecen un servicio de mecánica general de calidad.

El personal de nuestros talleres asociados cuenta con un alto nivel de formación continua para incorporar las más modernas tecnologías en los trabajos de reparación, mantenimiento y diagnosis del vehículo, a demás de nuestros servicios de descarbonización.

Los servicios de mecánica general que ofrece nuestra red de talleres asociados incluyen la reparación o recambio de correas, filtros, escapes, radiadores, culatas y bombas de agua, la revisión y reparación de frenos, la reparación integral del motor, la evaluación del sistema de lubricación y refrigeración, la revisión del sistema de suspensión y amortiguación, la reparación del embrague, etc.

Para identificar averías y fallos producidos en el automóvil con rapidez, exactitud y precisión, utilizan equipos de diagnosis de última generación, medidores de opacidad, sistemas de detección de fallos en motor avanzados, etc. 

Si necesita cualquier servicio de mecánica general, no dude en contactar con el taller asociado Flexfuel más cercano a usted, en el buscador de talleres de nuestra web. Le ofrecemos las mejores garantías.