Mecánica del automóvil
Artículo

¿Cuándo hay que cambiar de marcha?

Por negociov

Publicado en

revoluciones

En este post, hablaremos sobre cómo realizar una conducción responsable y eficiente. Si, y es que además de conducir ordenadamente en las carreteras, es necesario saber ¿cuándo cambiar de marcha? ¿estás seguro de que al conducir estás cambiando correctamente sin que tu coche sufra?

En este material trataremos particularmente los coches de cambios manuales, sea de gasolina o diésel. Para muchos, este tema sonará irrelevante, pero es tan importante que ahorrarás dinero y alargarás la utilidad de tu coche. Asimismo, disfrutarás al máximo conducir en cada uno de tus salidas. Siéntete cómodo y échale un vistazo a todo lo que hemos preparado sobre cambios de marcha.

¿Cuándo se debe cambiar de marchas?

Aunque muchas personas cambian por la frase “cuando el coche te lo pida”, es más que solo pedir. Para entender cuándo cambiar de marchas es importante conocer un poco de dinámica de motores.

Un buen cambio de marcha involucra dos conceptos, potencia y par motor. La potencia resulta afín con la velocidad y el par motor con la capacidad de empuje. Ambos términos están directamente relacionados con las revoluciones (RPM) del motor.

Una diferencia en los motores refiere al rango de RPM que cada uno puede aplicar en los cambios. Un motor a gasolina puede desarrollar un rango de 1000 a 6000 revoluciones. Por el contrario, un motor diésel conserva un rango más corto, de 1000 a 4500 RPM. Este último presentará marchas que requerirán mayor desplazamiento.

Es fundamental que se conozcan bien las revoluciones, pues son el indicador para cambiar marchas. De igual forma, hay que tomar en cuenta si el coche tiene motor de diésel o gasolina. La eficiencia estará marcada por circular y cambiar con el mínimo de revolución que cada marcha permita.

Sobrepasar las revoluciones recomendadas en cualquier vehículo solo desgastará prematuramente el motor sin necesidad. Esto último impactará en la reducción de la vida útil y en el aumento del consumo de combustible.

Cambio de marchas en coches diésel

Un motor diésel no difiere en su conducción a uno de gasolina. No obstante, en cuanto a los cambios, si es necesario conocer algunas particularidades. La primera es al arranque, que en estos vehículos es más lento. Por tanto, es necesario ir avanzando de una forma suave, sin aceleraciones bruscas.

Ahora, ¿a cuántas revoluciones hay que cambiar de marcha? Los coches diésel tienen una relación más corta para intercambiar. Lo ideal sería un cambio entre las 1500 y 2000 revoluciones por minuto (RPM). Como recomendaciones en cambio de marchas, es necesario conocer bien la cilindrada y potencia específicas.

Cambio de marchas en coches gasolina

Respecto a los motores de gasolina hay que resaltar que son más eficientes al arranque. Así que no requieren de mayores tiempos para calentar. Esto se debe a que son enfriados con agua y no con aceite. Con respecto a los cambios, como recomendación, es importante intercambiar entre las 2000 y 3000 RPM.

Cambio de marchas en proceso de aceleración

¿Cuándo cambiar de marcha en la aceleración? Como consejo temprano es, en la medida posible, arrancar el motor sin pisar el acelerador. Además, es necesario hacerlo de forma progresiva, sin brusquedad.

El primer cambio es el que más fuerza imprime y el que debe cambiarse más rápido. Como regla común, esta marcha se cambia prácticamente unos 2 o 3 segundos después de arrancar. Ahora, para tener una eficiencia en el cambio de marchas (acelerando), sigue los siguientes consejos:

  • Al engranar segunda, los siguientes cambios se harán posibilitados por la circulación y tráfico. Si hay fluidez, conviene cambiar hacia las marchas superiores hasta llegar al cambio máximo. Incluso podrías pasar de tercera a quinta marcha, lo cual te ahorrará combustible.
  • Es conveniente que al acelerar circules con las marchas largas a bajas revoluciones. Asimismo, es preferible las marchas largas con el acelerador pisado a fondo por encima de marchas cortas con acelerador medio.
  • La cuarta marcha es la correcta para circular por vías de tráfico moderado o de baja velocidad. Es decir, que podrás considerar un rango de velocidades entre 40 y 50 km/h.
  • Cuando circules, es fundamental mantener lo más estable posible la conducción. Evita los cambios innecesarios de marchas.

Cambio de marchas en proceso de desaceleración

Ahora bien, cuando cambiar de marcha al desacelerar también es importante. La desaceleración representa una maniobra previa cuando estamos próximos a detener el coche, como en el caso de un semáforo. Así que en este punto te daremos algunos consejos sobre cómo realizar este proceso:

  • Es bueno que se frene con el motor antes que con los propios frenos. Esto reduce su desgaste y es lo que se conoce como “freno motor”.
  • Como primer paso debe dejarse de acelerar y empezar suavemente a frenar. Para ello se pasa el pie del acelerador al freno de servicio.
  • A medida que se frena, es necesario (al mismo tiempo) pisar el embrague para cambiar de marcha. Es recomendable coordinar bien las dos acciones para que la desaceleración se haga en la mitad de tiempo.
  • Al colocar la marcha inferior, el embrague debe soltarse en dos etapas. Así se evita cualquier tirón que pueda dañar el sistema de cambios.

Otras recomendaciones adicionales:

  • La frenada con motor requiere de amplios desplazamientos antes de reducir o detener el vehículo. Si no da tiempo a hacer esta reducción, conviene que pises freno para perder velocidad. Luego, pisar el embrague para realizar el cambio de marcha.