Mecánica del automóvil
Artículo

¿Cómo protegernos del COVID19 en nuestro coche?

Por Juan Camilo Vélez León

Publicado en

MAQUINA DE OZONO

Mantener limpio el aire del interior del coche es de vital importancia de cara a evitar la propagación del coronavirus, y el encargado de esta función es el filtro anti-polen del habitáculo, aunque, en ocasiones, no se le presta la atención que requiere.

Su labor principal es la de mantener el aire del interior del coche lo más limpio posible y libre de alérgenos como el polen típico con la llegada de la primavera, y cuyos efectos en los conductores puede ser un problema de cara a la seguridad. Por eso es muy recomendable reemplazarlo, como mínimo, una vez al año, y lo mejor es que lo puedes hacer tú mismo.

Ahora bien, es evidente que, teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos actualmente, en plena pandemia de coronavirus, la importancia de este filtro aumenta considerablemente, por lo que ya no sólo basta con que esté en buen estado, sino que es necesario elegir uno de alta calidad, y a ser posible, que ayude específicamente a evitar la propagación del COVID19. En este sentido, el uso del filtro de alta eficiencia, o filtro High Efficiency Particulate Air (HEPA) sería el más efectivo, ya que, de hecho, este tipo de filtros son los empleados en los quirófanos y en la industria farmacéutica, como medio para filtrar gérmenes, virus y contaminación microbiológica del aire, dado que tienen una eficiencia de, al menos, el 99,95%. En definitiva, el objetivo es obstruir el paso a las partículas más pequeñas y peligrosas para la salud, pues las mucosas del organismo no siempre son capaces de retenerlas.

DESINFECTAR COCHE
DESINFECTAR COCHE

¿Es seguro higienizar nuestro coche con Ozono?

Cuando se usa correctamente, el ozono es un gran desinfectante, pero también puede resultar muy perjudicial para la salud. Debido a la crisis del coronavirus, ha habido un incremento en la demanda de la desinfección de superficies del coche, en particular, la desinfección con ozono.

Por supuesto, todo depende de la dosis y el uso, así que vamos a ver cómo funciona la desinfección por ozono, la dosis es efectiva, los niveles que pueden ser perjudiciales para los seres humanos, los tipos de aparatos en el mercado para realizar limpiezas con ozono, y si las expectativas que podemos hacernos con su uso.

¿Qué es el ozono?

El ozono es un compuesto oxidante con capacidades desinfectantes o biocidas, pero que debido a esas mismas propiedades que lo hacen efectivo contra los virus y las bacterias, también lo convierten en dañino para las personas. Se trata de un gas más denso que el oxígeno, y de color azulado, aunque su color es casi inexistente cuando se usa en cantidades bajas como para una limpieza del interior del coche.

El ozono sobrevive menos de 24 horas en el aire, y en el agua apenas permanece 20 minutos. Además, factores como la temperatura y la pureza del medio afectan dramáticamente a su supervivencia.

Cuando una molécula de ozono colisiona con una impureza (ya sea polvo, una molécula orgánica, un virus o una bacteria) se descompone, convirtiéndose en una molécula de oxígeno (O2) y dejando un radical libre. Estos radicales son compuestos de muy corta vida, pero con un potencial de oxidación enorme, que reaccionan de inmediato con la molécula orgánica más cercana, degradándola. No la destruyen, pero sí la oxidan, convirtiéndola en otro compuesto e impidiendo que realice su función. Cuando esta molécula forma parte de la envoltura de un virus, bacteria u hongo, el ozono le crea literalmente un agujero, y la mata.

Este gas es tan peligroso para el ser humano, porque puede tener este mismo efecto, ya no tanto en la piel, sino en los pulmones, por ejemplo, si se inhala una cantidad no muy elevada.

¿Cómo se desinfecta con ozono?

Podemos usar el ozono como desinfectante en dos de sus formas: líquido y gas. Lo bueno es que ninguna de ellas deja rastro, mancha, olor o residuo.

Para desinfectar con ozono existen dos alternativas, y ambas tienen la misma gran ventaja: una vez que el ozono se descompone, no deja tras de sí ningún rastro, ni mancha, ni olor ni residuo.

La principal utilidad industrial del ozono es la desinfección en el tratamiento y depuración de aguas, ya que, disuelto en agua, el ozono no representa ningún peligro. Esta opción es la mejor para limpiar materiales que no son resistentes al detergente, como por ejemplo frutas y hortalizas, y por eso el agua ozonificada se usa bastante en industria alimentaria, sobre todo durante la presente pandemia.

La segunda opción es usarlo en forma de gas, disuelto en el aire como un componente más, aunque esta alternativa es bastante más radical, ya que bastan sólo 50 ppm de ozono para producir un edema pulmonar mortal, y se han dado casos de soldadores que han desarrollado edemas pulmonares con concentraciones de sólo 9 ppm. Dependiendo del tiempo que dejemos el producto actuando en el habitáculo del coche, con 10 ppm bastarían minutos, mientras que 1 ppm podría requerir más de una hora. Este dato ya permite descartar cualquier ozonificador doméstico (de esos que se enchufan al mechero mientras conduces) como sistema de desinfección.

COVID EN EL COCHE
COVID EN EL COCHE

¿Puedo esterilizar mi coche con ozono?

En teoría, sí se puede, y de hecho, muchas empresas están ofreciendo ya la posibilidad de desinfectar nuestros vehículos mediante ozono, introduciendo en su interior un cañón o generador de este gas desde 10€/10 minutos de tratamiento, aunque lo más habitual es un precio en torno a 15€ por el doble o triple de tiempo.

Ahora bien, eso seguramente baste para eliminar bastantes olores extraños presentes en el coche, pero para esterilizar el interior, incluida la tapicería, hace falta una aplicación seria de ozono.

Por eso, deberías desconfiar si el que te ofrece el servicio:

  • Desconoce la concentración de ozono que piensa utilizar.
  • La máquina que genera el ozono no te da “buena espina”.
  • No disponen de un medidor portátil de concentración de ozono.

Lo cierto es que no existen estudios científicos sobre la desinfección de vehículos con ozono, de manera que las autoridades no saben cómo promulgar y validar protocolos para realizar esta desinfección, ni las máquinas que podrían estar homologadas, ni tiempo, ni eficacia ni nada. Por esto, la realización de una desinfección del habitáculo de tu coche con ozono o es una opción del todo recomendable, a menos que te ofrezcan ciertas garantías, o el taller sea de tu más alta confianza.

¿Qué precauciones debemos tomar ante el COVID en nuestro coche?

  • Si vamos a viajar con personas de la misma unidad familiar, pareja, o personas con las que tenemos un contacto estrecho, no tiene sentido usar mascarilla.
  • Tiene poca lógica llevar mascarilla en el coche con alguien con quien vamos a estar de vacaciones o a quedar habitualmente.
  • La mascarilla sí es recomendable si viajamos con alguien con el que tenemos contacto esporádico que no se va mantener.
  • Si hay síntomas, evidentemente, no debemos viajar con nadie.
  • Es imprescindible mantener la higiene de manos, aunque viajemos con contactos estrechos.
  • Para el calor, hay que utilizar aquellos aires acondicionados que permitan la renovación del aire.
  • Solo debemos desinfectar el coche si hay cambio de conductor, en cuyo caso es conveniente desinfectar el volante y la palanca de cambios.
  • Si vamos a alquilar un coche, aunque las empresas han mejorado los protocolos de desinfección, no está de más llevar unas toallitas desinfectantes o un spray.
  • Lo primordial es reducir los contactos. Por eso, el coche se ofrece como la mejor opción para los viajes largos en detrimento de tren o avión donde hay que extremar las precauciones porque son muchas personas y desconocidas; y cuantas más personas y en según qué contextos, más riesgos asumimos.