Mecánica del automóvil
Artículo

¿Cómo preparar nuestro vehículo para el otoño/invierno?

Por Juan Camilo Vélez León

Publicado en

COCHE INVIERNO

El otoño ya está cerca, y con él, las temperaturas comienzan su inevitable descenso hasta el invierno. Por eso desde Flexfuel queremos daros 7 consejos para preparar vuestro vehículo para este descenso de temperaturas, y los demás cambios climáticos que acompañan a las dos estaciones más frías del año:

El tiempo más caluroso ofrece sus dificultades a nuestro vehículo, pero con la bajada de temperaturas, en algunos casos extrema, que acompaña a las estaciones de otoño/invierno, la climatología se torna realmente adversa para nuestro coche, y por eso resulta indispensable llevar a cabo un buen mantenimiento del mismo. Vamos a resumir estas medidas prácticas en 7, principalmente.

Tareas de mantenimiento habituales con el frío

1. El aspecto más fundamental para prepararnos a la hora de afrontar el frío en nuestro vehículo son los neumáticos, porque son el único elemento que une nuestro coche con la calzada, lo que les confiere vital importancia para nuestra seguridad.  El otoño/invierno se caracteriza por la lluvia, e incluso la nieve o el hielo, y si nuestros neumáticos están en mal estado durante un día lluvioso, la posibilidad de hacer aquaplaning aumenta, por lo que seremos más propensos a perder el control de nuestro vehículo durante nuestro trayecto en esas condiciones. Lo mismo sucedería si se encuentran desgastados y de repente aparece la nieve.

Cómo revisar los neumáticosLo primordial es fijarnos en su dibujo, y comprobar que sus surcos tengan, al menos, 1,6 milímetros de profundidad; para lo que basta con observar los testigos de desgaste que llevan todos los neumáticos. Después, hay que mirar la presión de cada neumático en una estación de servicio, teniendo en cuenta los niveles especificados en el manual del vehículo. (Suele rondar los 2,0 bares).

En los lugares donde hace mucho frío, se puede optar por montar neumáticos de invierno, capaces de ofrecer un mayor agarre sobre agua, hielo y nieve, e incluso, sobre asfalto seco, siempre que no supere los 10º de temperatura.

LLUVIA DE INVIERNO
LLUVIA DE INVIERNO

2. Revisar el nivel y calidad del líquido limpia-parabrisas, pues en caso de que se ensucie la luna delantera, no podrás limpiarla correctamente, lo que reducirá drásticamente tu visibilidad, y te pondrá en una situación de peligro inminente.

Cómo se revisa: Lo primero es comprobar visualmente que su nivel está al máximo, para lo que tendrás que abrir su depósito, y revisarlo visualmente. Si el nivel está bajo, deberás rellenar el depósito con cualquier producto limpiador de cristales doméstico, con el líquido limpia-parabrisas específico, o con agua y un poco de anticongelante (muy poco), para evitar que los conductos se congelen y no pueda salir el agua al accionarlo.

3. Junto con el líquido limpia-parabrisas, evidentemente debemos tener en cuenta el estado de las escobillas llimpia-parabrisas. No se pueden «reparar», por lo que la única solución es cambiarlos si hacen ruido al funcionar o dejan rastro al usarse. En las estaciones de otoño/invierno son imprescindibles para que tengamos buena visibilidad cuando llueve o nieva.

4. Revisar el nivel de líquido anticongelante, pues si no es adecuado o está en mal estado, en situaciones de bajas temperaturas, sobre todo las extremas de invierno, el líquido del radiador puede congelarse, y entonces no podremos arrancar el motor y propiciaremos averías serias.

Es verdad que usar agua «normal», puede sacarnos del apuro en estaciones con temperaturas «no extremas», pero tanto en verano, donde se evapora fácilmente, como en invierno, donde tiende a congelarse, esta no es una solución viable. Lo recomendable es usar el líquido refrigerante-anticongelante específico para motores.

5. Revisar la carga de la batería, sobre todo, a partir del tercer año, independientemente de la estación del año y la temperatura, puesto que a partir de ese tiempo de uso, comienza a perder propiedades. Por supuesto, la batería debe ser revisada por un profesional, y debe hacerse más prioritariamente cuando llegan las bajas temperaturas, ya que con el frío, aumenta la posibilidad de que se descargue, con lo que puede dejar de funcionar durante el trayecto, aunque sobre todo, impedirá que podamos arrancar el vehículo.

Un buen truco para prepararnos ante el invierno en lo referente a la batería, sería llevar unas pinzas en tu maletero…por si acaso.

NIEVE EN EL COCHE
NIEVE EN EL COCHE

6. Un elemento fundamental: El aceite del motor. Lo primero es revisarlo, para lo que debemos hacerlo con el motor frío y el vehículo parado en un lugar llano, usando la varilla del aceite para comprobar que la marca que deja el aceite se encuentra entre las marcas Máx. y Mín.

Junto con la revisión visual, es fundamental que cumplas estrictamente con los intervalos de cambio de aceite y filtro, pues lógicamente, si están en mal estado, la lubricación del motor será pobre, y el motor puede averiarse.

Si está bajo el nivel de aceite cuando lo revises, puedes rellenarlo de poco en poco hasta que se ponga en un nivel correcto, pero lo mejor sería que lo lleves a cambiar en un taller profesional, porque tanto el exceso como el déficit de aceite, pueden generar averías graves en el motor.

7. Hay que tener especial cuidado con las luces durante el otoño/invierno, puesto que anochece antes, y aumenta la probabilidad de lluvia, nieve o niebla, situaciones que incrementan el riesgo para nuestra propia seguridad y la de los demás. Debes llevar siempre en el coche un kit de repuesto para tus luces, por si se funden o te das cuenta que nos iluminan suficientemente en condiciones adversas como las propias del otoño/invierno.

INVIERNO EN LA CARRETERA
INVIERNO EN LA CARRETERA

Hay más elementos importantes para prevenir situaciones de riesgo para la seguridad vial durante el otoño/invierno como el líquido de frenos y demás líquidos de sistemas auxiliares. Todo ello forma parte de la revisión anual y mantenimiento periódico que debes realizar a tu vehículo, pero que debes tener especial cuidado cuando se acercan las estaciones más frías del año.

Por último, para enfrentar el otoño/invierno en la carretera, no sólo debes preocuparte por tu vehículo sino por tí mismo/a, por lo que asegúrate que el sistema de calefacción del interior del coche funciona correctamente, por si debes hacer uso de él en caso de quedarte tirado en medio del viaje, y hazte con una manta térmica y vestuario para la lluvia por si sucede algo con tu vehículo durante un día lluvioso, y debes apearte de tu vehículo.