El inyector, una pieza maestra del motor

En 1893 aparece el primer motor de inyección patentado por el ingeniero Rudolph Diesel.

Poco a poco, los sistemas de inyección se van desarrollando, en primer lugar, en Alemania, fabricados por Mercedes y Bosch en los motores de avión. Después, en 1950, Georges Regembeau dota un coche ya existente con esta tecnología, un Citroën Traction.

El Mercedes 300 SL fue el primer coche equipado con la inyección de serie. También se crearon otros modelos como los Peugeot 404 y 504.

El inyector es una pieza maestra del motor, situado en la entrada del cilindro en el caso de una inyección directa o en el colector de admisión en el caso de una inyección indirecta. Esta pieza tiene la función de pulverizar el carburante en forma de chorro atomizado en el momento del final del ciclo de compresión.

Principio de funcionamiento de un inyector

El inyector es una bomba de carburante que es la encargada de enviar el carburante bajo presión en un riel común donde están instalados los inyectores. Estos últimos, controlados por una leva para los primeros sistemas envían entonces el carburante de forma pulverizada a la cámara de combustión. En 1967, aparece la inyección electrónica, la pulverización del carburante se controla entonces de forma electrónica.

Injection pilotée par cames

Injection pilotée par cames

Injection pilotée électroniquement

Injection pilotée électroniquement

Mucho más preciso en la cantidad de carburante inyectado, así como en los tiempos de inyección, este sistema permite reducir el consumo de carburante y las expulsiones contaminantes aumentando la eficacia y el rendimiento de los motores.

La mugre del inyector, un problema habitual

El inyector puede obstruirse a causa de los depósitos, de la mala calidad del carburante, así como de los residuos de combustión, lo que reduce considerablemente el volumen de carburante inyectado jugando entonces con la relación aire/carburante que afecta por lo tanto a las prestaciones del motor. Los problemas más comunes son:

  • Ralentí inestable
  • Trompicones en la aceleración
  • Falta de potencia
  • Motor renqueante
  • Problemas en el arranque

Ejemplos de fabricantes de inyectores

Delphi, Bosch, fabricants injecteurs

La descarbonización: un mantenimiento para evitar la mugre del inyector

Cambiar los inyectores es un servicio muy caro, especialmente para los motores que tengan más de cuatro cilindros. Antes de lanzarse a cambiarlos, piense en la descarbonización por hidrógeno para hacer un mantenimiento de su inyector.

De hecho, permite limpiar la boquilla de inyector que es la parte más expuesta a los depósitos, así como a los residuos de combustión. De esta manera, recuperará las prestaciones originales de su motor.

Encuentre a un profesional equipado de la estación de descarbonización Hy-Calamine más cercana a su casa.