El catalizador o convertidor catalítico fue creado en los años 70. Se volvió obligatorio en Europa en los vehículos a partir de 1993 para responder a la norma EURO 1.

¿Cómo funciona el catalizador? ¿Se debe hacer un mantenimiento? ¿Se puede eliminar? Descubra nuestras respuestas a las preguntas que se plantea.

¿Qué es un catalizador?

El papel del catalizador es transformar los gases de escape en gases inofensivos. Está formado por una cámara de acero inoxidable en la que se encuentra una estructura en nido de abejas esencialmente compuesta de cerámica. Esta estructura se llama superficie catalítica y como es muy grande, permite transformar un 90% de los gases de escape en gases inofensivos.

El convertidor catalítico se sitúa a continuación del tubo de escape, normalmente en la salida del motor.

¿Cómo funciona el catalizador?

A continuación, describimos el principio de funcionamiento de un convertidor catalítico.

El convertidor catalítico contiene al menos tres metales preciosos. Dichos elementos catalizadores, una vez se alcance la temperatura de 400º, desencadenan reacciones químicas que permiten la transformación.

Existen dos tipos de convertidores catalíticos distintos:

El convertidor catalítico para los motores de gasolina

Catalizador de tres vías que provoca tres reacciones simultaneas:

  • Una reacción que reduce los óxidos de nitrógeno en dinitrógeno y en dióxido de carbono;
  • Una reacción de oxidación de los monóxidos de carbono en dióxido de carbono;
  • Y una reacción de oxidación de los hidrocarburos no quemados (HC) en dióxido de carbono y en agua.

El convertidor catalítico para los motores diésel

Este convertidor, catalizador de dos vías, convierte el monóxido de carbono y los hidrocarburos no quemados en dióxido de carbono y en agua, reduciendo la masa de partículas del carburante diésel. Sin embargo, no elimina los óxidos de nitrógeno (NOx) ni la cantidad de partículas emitidas, es por eso por lo que normalmente se acopla a un FAP (desde el año 2000).

Fuente: wikipedia.org

De media, el convertidor catalítico asegura un funcionamiento óptimo durante 100 000 km. Más allá de este kilometraje, reduce las prestaciones del motor debido a la mugre acumulada.

Problemas habituales de un catalizador

Desafortunadamente, durante pequeños recorridos del día a día, el convertidor catalítico no alcanza su temperatura de funcionamiento (400º). Se enmugrece entonces más rápidamente y se pueden encontrar por ese motivo varios problemas:

  • Catalizador atascado
  • Catalizador enmugrecido
  • Convertidor catalítico atascado
  • Convertidor catalítico enmugrecido
  • Pérdida de potencia
  • Motor renqueante
  • Motor que se cala
  • Motor que se ahoga
  • Motor que no sube en las revoluciones
  • Consumo excesivo de carburante

¿Se puede eliminar un convertidor catalítico?

La eliminación del catalizador o convertidor catalítico es posible gracias a un turbo llamado Turbo África. Sin embargo, la eliminación del convertidor catalítico está formalmente prohibida por ley.

Además, dicha eliminación le llevará a que rechacen de forma categórica su vehículo cuando pase la inspección técnica a causa de la contaminación.

Una nueva inspección anticontaminación aparecerá próximamente, puede seguir la evolución de la nueva inspección técnica que entrará en vigor en enero de 2019 en nuestra página «Toda la información sobre la nueva inspección técnica ».

Mantenimiento del catalizador: ¡la descarbonización!

El mantenimiento clásico de un catalizador es una operación cara, pero, afortunadamente, existe una alternativa que permite un mantenimiento económico del mismo: la descarbonización por Hidrógeno por Hidrógeno.

Gracias a su procedimiento innovador, que usa el poder disolvente del hidrógeno después de la combustión, la máquina de descarbonización Hy-Calamine permite reducir la mugre en el convertidor catalítico, dejando así a la temperatura alcanzar los 400º y permitiendo la catálisis. Su vehículo tendrá las mismas prestaciones que al principio y desaparecerán los problemas del motor que se ahoga, que se cala y las pérdidas de potencia provocadas por un convertidor catalítico enmugrecido o atascado.

Una descarbonización como complemento de cada mantenimiento garantiza un motor sano y permite evitar todos estos inconvenientes.

Encuentre a un profesional equipado de la estación de decalaminado Hy-Calamine más cercana a su casa.