Descarbonización
Artículo

Correa de distribución: todo lo que debes saber

Por negociov

Publicado en

En este artículo hablaremos sobre la correa de distribución, un componente prioritario en la mecánica automotriz. Desde hace años, se fue cambiando el modelo de transmisión de movimiento de cadena metálica a correa. Un elemento que resultó ser mucho más económico, suave y flexible.

La correa de distribución es un elemento fundamental para la mecánica del motor. Por medio de ella, el movimiento generado en el cigüeñal es transmitido a otros puntos que requieren accionamiento.  

Si eres un entusiasta automotriz o necesitas saber aspectos de mantenimiento de este elemento, nuestro post te convendrá. Probablemente has revisado tu coche en la mañana y notaste algo extraño en la correa.

¿Qué es la correa de distribución?

La correa de distribución es un elemento de transmisión sincronizado de energía mecánica en un motor. Además, es conocida con otros nombres, como banda, faja de distribución o correa dentada.

Está compuesta de dos caras. La cara dentada o estriada (interna) es la que se posiciona sobre los piñones. En este caso, uno sirve de arrastre y los otros son accionados y su forma dentada impide un deslizamiento adicional. La cara externa también tiene capacidad de accionar otros componentes por medio de rodillos.

Su material de fabricación generalmente es goma o caucho para flexibilizar su movimiento. Está reforzada internamente con fibras metálicas de alta resistencia para ofrecer una mayor durabilidad. En cuanto a su tamaño y longitud, dependerá para qué tipo de motor se requiere.

Función de la correa de distribución

La correa de distribución es un elemento que permite un accionamiento sincronizado de componentes. Es ampliamente usada tanto en motores de gasolina como diésel, de 4 tiempos. En este caso, el movimiento del cigüeñal es transmitido a otros componentes como los árboles de leva.

correa de distribución

Por ello, entre sus funciones destacadas se tiene:

  • Sincronizar los 4 tiempos del motor con el accionamiento de las válvulas de admisión y escape. En este caso, debe accionar de forma precisa la acción de apertura y cierre de las válvulas.
  • Sincronizar el encendido (la chispa de bujía) o los inyectores en los motores diésel.
  • Accionar otros elementos emparejados a ella como a bomba de agua o de aceite.

¿Cómo realiza este movimiento? pues es sencillo. La sincronización parte de una relación de giros entre el cigüeñal y los árboles de leva. En este caso, los árboles deben giran la mitad de veces. Es decir que, por cada vuelta del árbol, el cigüeñal hace dos vueltas.

¿Cuándo hay que cambiar la correa de distribución?

El cambio de la correa de distribución no se realiza frecuentemente. Quizá, si tienes un carro nuevo y luego lo cambias, probablemente ni hagas este cambio. Ahora bien, lo que es necesario siempre es “verificar su estado y apariencia” en mantenimientos preventivos.

Cada fabricante recomienda un tiempo prudencial para hacer el reemplazo de esta correa. Estos tiempos oscilan aproximadamente entre los 60 mil y 160 mil kilómetros. Ahora, hay personas que no llegan a estas cifras. En cuanto a tiempo, es conveniente cambiarla entre los 5 y 6 años de vida útil.

Es importante respetar este intervalo para prevenir cualquier inconveniente en el camino y daños en el motor. Ahora bien, hay otras situaciones que enfocan la atención en su estado. Es probable que, debido a ciertas condiciones, debas cambiarla antes de tiempo, entre ellas:

  1. Uso constante del coche. No es igual un vehículo que solo sirve para ir a traslados puntuales que un taxi en constante movimiento. Los taxis deben ser precavidos y realizar revisiones preventivas de la correa de distribución con más frecuencia. Como recomendación, para vehículos con mucha utilidad se recomienda bajar los kilometrajes de mantenimiento un 20%.
  2. Cuando el coche se encuentra en lugares fríos o calientes, ambientes polvorientos o lluviosos.
  3. Si compraste el vehículo de segunda mano y no sabes el estado de este elemento, es recomendable cambiarlo.
  4. La tensión es otra condición importante. La correa debe tener una tensión adecuada para funcionar. Si se escuchan ruidos con el coche detenido y acelerando, probablemente los tensores presenten desgastes. Es conveniente hacerle una revisión para comprobar su funcionamiento.

Síntomas del mal estado de la correa de distribución

Hay muchos factores que pueden señalar que tu correa de distribución tiene problemas. Entre los síntomas de mal funcionamiento relevantes, podemos mencionar:

  • Desgaste visual: en ese caso podemos observar a simple vista dientes rotos, grietas, poca tensión, sequedad. Cuando la superficie se vea brillante, puede deberse a una alineación incorrecta.
  • El ruido es uno de los aspectos que denota síntomas de mal estado. Puede deberse a una falla en la tensión o desgaste.
  • Las vibraciones en estado estacionario son una indicación de problemas con la correa. Si esto sucede y no se corrige, puede causar daños a las válvulas y pistones.
  • Presta atención a la calidad del escape de tu vehículo. En algunos casos, puede que este elemento esté por romperse. Cuando la correa tiene muchos años de funcionamiento, puede que su funcionamiento no sea el adecuado. Por tanto, los ciclos de combustión no son hechos correctamente.

Precio de cambiar la correa de distribución

El precio de la correa de distribución va a depender del modelo del vehículo, componentes o daños asociados. En algunos modelos, la correa acciona la bomba de agua. Por regla general, cuando se cambia la correa, debería cambiarse en consecuencia la bomba y los tensores.

El precio para sustituir la correa de distribución de forma rutinaria se comprende entre los 250 y 600 euros. Esto incluye la mano de obra y el componente principal. Sin embargo, incluyendo otros elementos como la bomba (que debería cambiarse también) puede elevar el coste unos 100 euros más.

En España, el cambio puede resultar variable dependiendo de la comunidad donde lo realices. Ahora, cuando el daño es grave, podría involucrar otros componentes internos del motor. En este caso, el coste de mantenimiento puede elevarse a más de 2000 euros, dependiendo del modelo de vehículo.

¿Qué pasa si se rompe la correa de distribución?

La verdad, esperamos que nunca te pase este momento cuando estés rodando. Si por falta de mantenimiento se rompe este componente, puede averiar desde partes hasta el motor por completo.

Por tanto, no es lo mismo un reemplazo de mantenimiento rutinario que reconstruir o reemplazar el motor. También, puede romperse por acción o falla en otros componentes como los cojinetes, tensores o la bomba de agua. Es importante que, en los coches nuevos, revises el estado de los componentes asociados.

Las partes que pueden presentar daños por romperse esta correa:

  • Bielas internas del motor.
  • Válvulas de admisión y escape.
  • Cigüeñal.
  • Pistón.